Maternidad no es una palabra muy agradable que digamos, porque se asocia mucho con una lista negra de piezas que no son muy halagadoras que digamos, entre las que se incluyen, los pantalones con cintura elástica, los vestidos anchos y grandes, las blusas amplias y hasta las jardineras.

En realidad, la ropa maternal nunca ha sido una línea de ropa halagadora para las mujeres, y cuando sale algo a la venta por ahí, se va rápido. La ropa maternal de Hatch es de ese tipo de ropa, la que a todas les gusta porque no sólo se puede usar durante la gravidez, sino que también después.

Las piezas de Hatch se van ajustando al cuerpo a medida que éste crece. La línea maternal Hatch ofrece líneas clásicas, telas suaves y vuelos, además de colores vivos que resultan ser muy interesantes.

Las nuevas mamás ya no van a tener por qué seguir acomplejándose con esta ropa, que dicho sea de paso, no sé por qué motivo aparece y desparece, cuando debería ser un leiv motiv para los diseñadores estar buscado alternativas de diseño constantemente para este segmento de mercado, que son las embarazadas. Pero como dicen por ahí, lo bueno dura poco, y las injusticias son quizás, demasiadas, y aquí vemos un buen ejemplo.

Vía/ Refinery29