Larraizar apuesta por una mujer urbana, sofisticada y sobre todo funcional para este próximo otoño-invierno 2011.

Uno de los protagonistas del desfile ha sido un clásico del diseñador: el traje de dos piezas. Esta temporada se reinventa en clave moderna sin perder nunca la línea de corte y confección de la sastrería tradicional.

Las propuestas de esta colección hacen un guiño a la moda de los años 50 y 60. Cinturas muy marcadas, faldas lápiz en contraste con amplias faldas de vuelo, abrigos con detalles de piel en cuello y puños, mucha presencia de prendas de tweed y piezas de raso con brillantes estampados abstractos en tonos naranjas y verdes.

Y como ya las hemos visto en otros diseñadores, parece que van a marcar tendencia este invierno, así que habrá que ir preparando piernas porque vuelven las faldas estrechas, de cintura alta y sensuales aberturas laterales, eso si, esta temporada vienen combinadas en su mayoría con botas altas y de media caña.

Vuelven también los pantalones de vestir de talle muy alto con pata ancha y vuelta abajo, perfectos para combinar con camisas blancas.

Los abrigos vienen en con cuellos y puños de piel y pelo largo, mohair, mucho tweed para piezas con una presencia espectacular.

El color estrella ha sido el negro, eterno rey del armario, la apuesta más segura de todas, le siguen de cerca el marrón chocolate, el gris plomo y algo de morado, magenta y azul.

Ha rematado el desfile un conjunto de novia formado por un original traje de chaqueta y una espectacular falda de vuelo hasta los pies.

Aqui os dejo una selección de fotos:


Fotos: Elle

Comments are closed.