Las propuestas de moda pre invierno en New York, de parte de los diseñadores más afamados del globo, fueron en parte algo fuera de tono en algunos casos, y lo digo porque vi sandalias que son más apropiadas para el verano, así como carteras de colores cítricos y telas que no tienen nada que ver con la temporada ni pre temporada de frío.

Hubo algunos accesorios que encontré muy acertados, y esos son los que seleccioné para las fotos que van viendo.

Calvin Klein, que liquida todo lo que diseña y crea cada fin de año a través de las cadenas de retail, lanzó unos zapatos de plataforma hechos de gamuza fina color café que se afirman a los pies con unas pulseras que se abrochan en los tobillos. Este tipo de sandalia lo he visto bastante con calcetas invernales que llegan hasta las rodillas en las pasarelas, aunque yo me los pondría con unas pantimedias.

Donna Karan propuso sandalias de gamuza y plataforma, en versiones de cuero pelado también, con costuras a la vista, como si fueran zapatos artesanales. Tambien tiene mocasines con costuras, que si bien no me agradan en diseño, creo que son muy cómodos para caminar. Las plataformas altas de madera con plumas y broches a la vista también tuvieron un espacio, junto a las botas largas con plataforma y broches repartidos a través de ellas.

Michael Kors, fue más versátil y elegante, con carteras pequeñas de charol brillante en colores rojo y negro, además de zapatos puntiagudos hechos en cuero de color blanco y negro. Algunos zapatos eran de taco medio y otros planos.

Oscar de la Renta, se podía permitir el lujo de mostrar algo más exagerado, como unas botas ultra brillantes, con pieles que las adornaban y bien largas, hasta las rodillas. Los botines que diseñó, fueron los que más me gustaron, por lo delicados y finos que se veían, hechos con taco aguja, en color negro y con partes completamente traslúcidas. El taco de tamaño medio.

En cuanto a las joyas, los aros con cientos de pelotitas unidas en cuentas colgantes fueron lo mejor. Este tipo de accesorio es ideal para las fiestas.

En zapatos para caminar o casual, los de Rag&Bone fueron los más acertados, con zapatos de gamuzas coloridas y acanaladas que están entre mocasín y botín sin ser ninguno de los dos. La ventaja de este tipo de zapato frente a los mocasines, es que no llevan ninguna costura por los lados ni arriba de los pies, lo que garantiza comodidad y cero roce. Además, las suelas eran antideslizantes.

Jason Wu, fue más allá y presentó botines invernales con taco aguja, hechos en cueros tricolor, que combinaban gamuza, cuero pelado y charol, todos en diferentes tonos, pero combinables entre sí, formando un botín muy estiloso y sin punta. Para terminar el conjunto, una cartera tipo sobre forrada en una tela de fieltro gris suave era suficiente.

Fotos: Wwd