Hoy 25 de noviembre, se celebra el día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Este día nace a partir de la muerte de tres activistas políticas en República Dominicana. Desde entonces, este día sirve para levantar la voz y reflexionar sobre la situación que viven las mujeres de todo el mundo.

La ONU reconoce este acontecimiento desde 2005, al que se le suma con los diferentes lemas para unificarlos alrededor del mundo, siendo el de este 2020: Pinta el mundo de naranja: ¡financiar, responder, prevenir, recopilar!. Esta campaña, lleva a un propósito de la eliminación de la violencia hacia las mujeres para el año 2030, meta que, desgraciadamente, solo se podrá cumplir si se involucra gran parte de la población mundial en cuestiones políticas y sociales.

En la pasada cumbre para crear la promesa de los Objetivos de Desarrollo sostenible (ODS), los cuales firmaron 197 países en el mundo, se incluye explícitamente el punto de la igualdad de género, por lo que todos estos países, y por tanto, las empresas que funcionan dentro de ellos, se han comprometido a erradicar la violencia hacia la mujer.

Violencia física presente todos los días

Este tema, tristemente en España está presente todos los días, por lo que algunas de las medidas que se proponen a nivel individual empiezan con la educación. Además de que, una vez adultas, se debe contar con leyes adecuadas que protejan en caso de una agresión, un reconocimiento de los problemas y servicios de ayudas disponibles en caso de necesidad.

Los estudios demuestran que un 30% de las mujeres y niñas de todo el mundo viven con miedo a ser agredidas, ¿Este dato disminuirá al cabo de los años?

Hoy en día, lo que conocemos como violencia contra la mujer no es una situación hija de la modernidad, sino que es una herencia tan antigua como lo son los estados de poder patriarcales.  Según  un estudio realizado por el portal Estarguapas sobre mujeres españolas, más de un 60% ha pasado previamente por un acto de violencia. De estas mujeres, el 21% la ha sufrido en su etapa de niñez o infancia proveniente de personas de círculos cercanos o intrafamiliar, el 47% ha transcurrido en su adolescencia, mientras llevaban a cabo una relación amorosa, y el 32% restante la ha sufrido en su etapa adulta mayoritariamente en ámbito “doméstico” ya sea por un compañero sentimental o familiares.

En el transcurso del año 2020, contando con una pandemia y el consecuente confinamiento de casi 6 meses, se registró un incremento de hasta un 30% más de denuncias respecto al 2019. Se ha podido observar que el estrés causado por la COVID-19 está generando un aumento de casos de violencia contra la mujer en todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here