Cómo medir las pulseras para comprar online

Hay veces que compramos pulseras y no tenemos claro qué tamaño debemos adquirir. Por ejemplo, al comprar pulseras de plata cuando no podemos probárnosla o bien cuando queremos hacer un regalo a una tercera persona y no sabemos su talla. Lo primero que debemos saber es que comprar “midiendo a ojo” no es una solución demasiado fiable. Ante estas situaciones, podemos establecer varias soluciones.

Tomas una pulsera nuestra

La opción más sencilla es la de tomar una pulsera que tengamos por casa y así poder comprobar cuál es exactamente el tamaño de nuestra muñeca. Para ello, bastará con medir la longitud, ahora bien, en esta medición no debemos incluir las partes del cierre.

Otro detalle que tenemos que tener en cuenta es que la pulsera que tomemos para medir su longitud debe tener el mismo grosor o uno similar a la pulsera online para comprar. Esto es importante, pues una pulsera más gruesa necesita más centímetros para compensar ese grosor y poder cerrar con holgura.

Medir la muñeca

Otra opción es la de medir nuestra propia muñeca o la muñeca de la persona a la que queramos regalar la pulsera online. Para ello, debemos medir nuestra muñeca con la ayuda de una cinta métrica. Intentemos no apretarla demasiado ni dejar espacio de sobra. Además, siempre debemos medir la parte de la muñeca en la que colocaremos la pulsera.

Si no contamos con una cinta métrica en casa, siempre podemos usar un cordón y trasladar después esa medida a una regla. Ten en cuenta que como en el caso anterior, si la pulsera es más gruesa, debemos añadir centímetros de más.

Aspectos a tener en cuenta en la compra de pulseras online

Cuando queramos comprar una pulsera online, debemos escoger siempre páginas en las que se nos faciliten las medidas de referencia. Estas medidas pueden ser o bien el tamaño de la pulsera que ofrecen, o bien el tamaño de la muñeca en la que acoplan esas pulseras. En el caso de que te guste un modelo pero el vendedor no ofrezca esos datos, es mejor ponernos en contacto con él para poder aclararlo.

Ten siempre presente que el grosor de la pulsera marcará la longitud. Es importante añadir unos cuantos centímetros en el caso de que el modelo sea grueso. Ahora bien, también es verdad que los gustos entre las personas pueden variar. Es posible que nos gusten las pulseras más pegadas a la piel. En otras ocasiones, es posible que las pulseras muy ajustadas nos agobien. En todo caso, recuerda que una pulsera pegada puede evitar enganchones o tirones, aunque puede resultar incómoda, mientras que una demasiado holgada puede caerse o engancharse con facilidad, pero ser más cómoda.

Pulseras ajustables: una excelente alternativa

Comprar una pulsera a terceros puede ser más complicado que hacerlo para nosotros mismos. En estos casos podemos optar por las pulseras ajustables. Estos modelos dan mucho margen en cuanto a talla se refieren, pues se ajustan fácilmente a un rango más amplio de tamaño.

Ir arriba